jueves, 28 de septiembre de 2017

PRINCIPIOS DE REHABILITACIÓN COGNITIVA DE SOHLBERG Y MATEER

Sohlberg y Mateer
Sohlberg y Mateer platearon en su momento una serie de principios para la rehabilitación de los pacientes con DCA que presentan tanto déficits cognitivos, como conductuales, emocionales y psicosociales. Ya que no ay que olvidar, que una persona que sufre daño va a ver afectadas todas las esferas de su vida y la de sus familiares (de estos últimos ya hablamos en un post anterior). Así pues, estas autoras exponen que:

  • La rehabilitación debe estar basada en una formulación en constante evolución de las necesidades individuales del paciente, así como de sus déficits y fortalezas, teniendo en cuenta que estarán en cambio durante el tratamiento.


  • Al igual que en la terapia psicológica, aquí la alianza terapéutica juega un papel primordial. Además en este caso también es muy importante el papel que la familia jugará en la rehabilitación.


  • Tiene que tener una parte psicoeducativa y estar orientada hacia el sentimiento de utilidad y autonomía del paciente. Siempre ajustada a la nueva realidad del paciente y de su entorno.


  • Otra parte de los objetivos tiene que ir orientada a la mejora de las capacidades cognitivas, conductuales y emocionales. Teniendo en cuenta que estas tres responden de manera interdependiente. Por ejemplo, como hablábamos anteriormente, aunque control inhibitorio es algo que suena muy cognitivo, esta afecta tanto a la conducta, como a la emocionalidad y, por la tanto, a las relaciones sociales de la persona.


  • Hay que ser flexible y tener y utilizar una gran variedad de técnicas y estrategias para mejorar las habilidades del paciente, con el fin de enseñar nuevas estrategias compensatorias, facilitar la regulación del comportamiento, modificar pensamientos, emociones y sentimientos negativos o disruptivos.


  • Es importante entender quién es el paciente y cuáles son sus necesidades y objetivos para integrarlos en la rehabilitación.


  • Los profesionales deben ser conocedores de los modelos cognitivos y de la importancia de la necesidad de evaluar de manera objetiva y exhaustiva los procesos cognitivos sobre los que se intervendrá.


  • La rehabilitación está basada en el trabajo de equipos interdisciplinarios. Esto es una gran oportunidad de obtener otros puntos de vista sobre el mismo paciente.



Mateer complementa esta serie de principios señalando que la rehabilitación cognitiva debe ser individualizada. Un programa de esta naturaleza requiere del trabajo conjunto de la persona, familia y terapeutas.

domingo, 9 de julio de 2017

LOS 13 PRINCIPIOS DE LA REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA DE GEORGE PRIGATANO

Retrato de George Prigatano
Retrato de George Prigatano
George Prigatano señalo la importancia de 13 principios para la rehabilitación neuropsicológica que deberían tenerse en cuenta de cara a la rehabilitación y atención de los pacientes con daño cerebral adquirido. Estos principios, más que proporcionar una metodología o dogma, lo que permiten es un abordaje integral del paciente en el que se incluye el conocimiento y comprensión de aspectos relacionados no sólo con las alteraciones cognitivas, sino también con su estado premórbido, su personalidad y familia. Los 13 principios que expone Prigatano son:

Principio 1. El clínico debe empezar con la experiencia subjetiva o fenomenológica del paciente para reducir sus frustraciones y confusión, con el fin de involucrarlo en el proceso rehabilitador.

Los efectos del daño cerebral adquirido produce en los pacientes limitaciones que, en la vida diaria, se traducen en constantes frustraciones. El paciente ha dejado de hacer lo que antes hacía, o le cuesta un esfuerzo considerable realizar cualquier actividad. Asimismo, los problemas en las funciones cognitivas superiores son difíciles de interpretar para el sujeto: ¿cómo podría explicarse, por ejemplo, que ya no puede leer la hora de un reloj, o escribir su firma, o bien no recuerda los nombres de sus hijos?, esto, le produce una confusión mayor sobre su estado general. En suma, hay que saber escuchar al paciente, aunque éste no hable. Una vez que el clínico comprende su situación y logra establecer una comunicación efectiva que le permita comprender lo que le sucede, podrá lograr que éste se involucre en su proceso rehabilitador.

una cara con varios pares de manos superpuestas en diferentes formasPrincipio 2. El cuadro sintomático del paciente es una mezcla de características cognitivas y de personalidad premórbidas, así como de los cambios neuropsicológicos relacionados de manera directa con la patología cerebral.

Cuando se realizan la evaluación diagnóstica y la programación de la rehabilitación neuropsicológica, con frecuencia se dejan de lado aquellos aspectos que formaron parte de la psicología del paciente, es decir, de su cognición y personalidad. Después del daño cerebral, algunos de estos aspectos se han modificado en dependencia, de las características del paciente antes, después de, y debido a la lesión. Es por ello que resulta esencial comprender el estado premórbido y ponerlo en perspectiva frente a la nueva condición del sujeto, lo que explicaría en buena medida los cambios cognitivos y conductuales presentes.

Se debe señalar que los aspectos afectivo-emocionales en los pacientes que tienen daño cerebral adquirido presentan una triple complicación. La primera está vinculada con su historia de vida antes de la lesión, es decir, con el desarrollo “normal” de tales procesos, y de la personalidad en general. La segunda complicación implica la reacción del paciente ante su propio padecimiento. Este aspecto incluye que, al enfrentarse a la pérdida de las funciones y habilidades que se produce por lo general de manera súbita, el paciente presenta reacciones adaptativas o permanentes, relacionadas con ira o depresión entre otras. Los paciente que sufren de una lesión en el sistema límbico, los lóbulos frontales o el hemisferio cerebral derecho muestran cambios conductuales y de personalidad producidos por la lesión.

Principio 3. La rehabilitación neuropsicológica se enfoca en la solución de las alteraciones cerebrales superiores y su manejo en las situaciones interpersonales.

Uno de los propósitos fundamentales de la rehabilitación es que, a través de los logros obtenidos, el paciente alcance un desempeño favorable en todas aquellas actividades que implican interacción social.

Principio 4. La rehabilitación neuropsicológica ayuda al paciente a observar su conducta y, de esta forma, le enseña acerca de los efectos directos e indirectos del daño cerebral. Esto le puede ayudar a evitar elecciones destructivas y mejorar el manejo de reacciones catastróficas.

El proceso rehabilitador implica, también, desarrollar una psicoeducación. El paciente logra conocer y comprender los alcances y limitaciones de sus propios déficits, lo cual favorece la evaluación de las diferentes situaciones que se le presentan, por lo que toma mejores decisiones y, así, evita reacciones negativas (catastróficas) sobre los efectos de su proceder.

Principio 5. Las fallas en el estudio de la interacción entre la cognición y la personalidad llevan a una comprensión inadecuada de muchos aspectos en neurociencias cognitivas y en rehabilitación neuropsicológica.

Principio 6. Se sabe muy poco acerca de cómo reentrenar el cerebro de un paciente con disfuncionalidad cognitiva, porque la naturaleza de la funciones cerebrales superiores aún no se comprende por completo.

Los últimos dos principios están planteados en forma de problema, y se expresan a través del conocimiento del psiquismo y su relación con el cerebro. Los avances tecnológicos y científicos aportan cada día mayores elementos que ayudan a su resolución.

Principio 7. Con frecuencia, las intervenciones psicoterapéuticas son una parte importante de la rehabilitación neuropsicológica porque ayudan a los pacientes y familiares a manejar sus pérdidas personales.

Un ancla, en un paisaje desolador, se disuelve conviertiéndose en pájarosA pesar de que la intervención psicoterapéutica no está dirigida a la recuperación de las funciones cognitivas, si permite al paciente y a su familia desarrollar estrategias de afrontamiento ante las pérdidas y las nuevas condiciones. El manejo del duelo, proceso de ajuste, establecimiento del contacto emocional, ansiedad, depresión, ataques de ira, conducta inapropiada y asunción de la nueva forma de vida forman parte de sus objetivos principales.

Principio 8. El hecho de trabajar con pacientes con un cerebro disfuncional produce reacciones afectivas en el paciente, la familia y el personal de salud. El manejo apropiado de estas reacciones facilita el proceso rehabilitador y adaptativo. El proceso rehabilitador es también terapéutico, por lo que se movilizan afectos en diferentes direcciones entre las diversas personas que participan en él. La relación empática con el paciente favorece y facilita la obtención de los objetivos planteados.

Principio 9. Cada programa de rehabilitación neuropsicológico es una entidad dinámica, ya sea en un estado de desarrollo o de deterioro.

Toda sesión de rehabilitación posibilita realizar una evaluación constante de los cambios inmediatos del paciente, tanto positivos como negativos.

Principio 10. Las fallas en identificar qué pacientes pueden o no puede ser beneficiados por diferentes aproximaciones de rehabilitación (neuropsicológica) crean una falta de credibilidad en el área.

Este principio está fundamentado en el ejercicio ético de la práctica neuropsicológica. Con frecuencia se crean falsas expectativas en los pacientes y familiares, al aprovecharse de su vulnerabilidad y desconocimiento del proceso. La ausencia de resultados y el manejo inapropiado de los recursos y eventualidades durante la rehabilitación, ponen en duda el trabajo del resto de los profesionales de la salud.

Homer Simpson se mira delante de un espejo imaginándose más cachas de lo que realmente estáPrincipio 11. Las alteraciones en la autoconsciencia después del daño cerebral son, con frecuencia, poco entendidas y, por tanto, no tienen un adecuado manejo. La anosognosia (alteración en la consciencia del reconocimiento de los déficits) es un cuadro frecuente en este tipo de pacientes, aunque es lamentable que represente un elemento que es poco atendido, pero de gran peso en el proceso de rehabilitación. Si el paciente no tiene consciencia de sus dificultades, entonces no tendrá una adherencia óptima a su tratamiento.

Principio 12. El manejo competente de un paciente y la planificación de los programas de rehabilitación innovadores dependen de la comprensión de los mecanismos de recuperación y deterioro de los síntomas directos e indirectos producidos por el daño cerebral.

Principio 13. La rehabilitación de pacientes con déficit cerebrales superiores requiere de aproximaciones científicas y fenomenológicas. Ambas son necesarias para maximizar la recuperación y adaptación de los efectos del daño cerebral.

Estos dos últimos principios ponen de manifiesto la necesidad de que el profesional encargado de la rehabilitación, tenga los conocimientos de otras disciplinas que explican el funcionamiento cerebral con todas sus particularidades.

Bibliografía

  • Prigatano, G. P. (1999). Principles of neuropsychological rehabilitation. Oxford University Press.
  • Rodríguez, M. Á. V., Calvillo, M. E. N., & Cabrera, T. D. J. V. (2016). Neuropsicología clínica hospitalaria. Editorial El Manual Moderno.

jueves, 8 de junio de 2017

EL DAÑO CEREBRAL TRAUMÁTICO COMO FACTOR DE RIESGO EN EL DESARROLLO DE DEMENCIAS

Un muñeco de pruebas montado en una moto se estrella brutalmente contra un coche
El daño cerebral traumático (DCT) puede estar asociado con el subsecuente desarrollo de enfermedades neurodegenerativas. Haciendo una revisión de los DCT se ha podido observar que en esta población se incrementa la incidencia de Enfermedad de Alzheimer (EA) y otras demencias.

El DCT es uno de los desórdenes neurológicos más heterogéneos, con una compleja y multifactorial patobiología. La etiología de la EA ha sido fuertemente relacionada con la acumulación de β-amiloide (A β) y las plaquetas de amiloide. El hecho de que el DCT pueda causar rápidas subidas de amiloide en el cerebro y una acumulación y formación temprana de plaquetas en el cerebro, incluido en los individuos jóvenes, ha proporcionado una sugerencia de la unión patobiológica entre el DCT y la EA.

Tres arboles con forma de rotro aparecen de forma secuencial con menos hojas cada uno como una metáfora del alzheimer
Por otro lado la acumulación de la proteína tau ha sido propuesta como un mecanismo y como una característica patognómica de la Encefalopatía Traumática Crónica (ETC). Aunque la acumulación de tau hiperfosforilada y los Ovillos Neurofibrilares (ON) han sido reportados en la vasta mayoría de casos de pacientes con un diagnóstico de ETC relacionado con lesiones deportivas, algunos casos no muestran esta relación, y otros utilizaron los depósitos para definir la condición. Además, muchos casos de ETC muestran atrofia cerebral difusa y otras características patológicas, incluidas las plaquetas de amiloide, que plantean preguntas sobre la proteína tau como el probable mayor mecanismo causal.

un hombre aparece sentado sólo frente al mar
Además el DCT puede causar neurodegeneración persistente y cambios cognitivos y comportamentales. Ha sido sugerida una fuerte asociación entre la neurodegeneración post-traumática y una neuroinflamación persistente, aumentando la posibilidad de inflamación neurotóxica crónica que puede ser un mayor contribuidor de una progresiva pérdida celular y demencia. La activación microglías ha sido propuesta como un importante mecanismo patológico en la mayor parte de los desórdenes neurodegenerativos, incluida la EA. Esta activación también ha sido reportada en la patología de los casos de ETC.





Por lo tanto el DCT ha de ser tenido en cuenta como un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas por los mecanismos que se activan en el cerebro una vez se produce este. Ya sea por la acumulación de A β, la formación de plaquetas de amiloide, la acumulación de proteína tau, de ovillos neurofibrilares o la activación de las microglías. Además hay que tener en cuenta que estos procesos no son excluyentes entre sí, por lo que se pueden, y lo más seguro es que se estén dando todos a la vez en un cerebro que ha sufrido un traumatismo.

Bibliografía

Faden, A. I., & Loane, D. J. (2015). Chronic neurodegeneration after traumatic brain injury: Alzheimer disease, chronic traumatic encephalopathy, or persistent neuroinflammation?. Neurotherapeutics, 12(1), 143-150.

martes, 30 de mayo de 2017

EL CONTROL INHIBITORIO EN LA REGULACIÓN EMOCIONAL Y SOCIAL

Con el fin de ajustar nuestras emociones a ciertos estados o situaciones deseadas, nos basamos en varias estrategias de regulación emocional (RE). La elección de estrategias debe permitirnos modificar nuestras emociones a unas más adecuadas para cambiar ambientes internos o externos. La RE ha sido fuertemente asociada con trastornos psicopatológicos, específicamente si estos son usados rígidamente o implementados de una manera inflexible. Las estrategias de RE como la rumiación, la autoculpabilidad, catostrofismo o culpar a otros puede, por ejemplo, estrechar el foco atencional en estímulos negativos evitando un ajuste emocional adecuado al contexto dado.

En las conexiones reciprocas con los sistemas emocionales subcorticales, tales como la amígdala, lo lóbulo frontal (LF) tiene un mayor papel en el procesamiento emocional y está en constante interrelación con los mecanismos “bottom-up”. Estudios de pacientes con afectación del LF informaron de deterioro emocional, incluido inapropiados comportamientos automáticos.  El LF es considerado una estructura crítica para la habilidad de monitorizar y actualizar información relevante  sobre el contexto actual a fin de inhibir pensamientos prepotentes o respuestas motoras. Por lo tanto, los pacientes con un daño en el LF a menudo parecen ignorar las pistas ambientales, por lo que se adaptan pobremente a las nuevas situaciones y son insensibles al feedback social.

Además, ha sido demostrado que unas estrategias de regulación emocional maladaptativas están altamente asociadas con déficits en la inhibición. Estos déficits también son aspectos importantes  en varios trastornos psiquiátricos como en el trastorno límite de la personalidad, el trastorno obsesivo compulsivo, el abuso de sustancias y el trastorno por atracón, que a su vez están caracterizados por el uso maladaptativo de estrategias de RE.

Así pues, una respuesta inhibitoria deteriorada media significativamente en el uso de las estrategias de RE en pacientes con daño en el LF, lo que sugiere que los déficits en la inhibición de respuestas prepotentes entre estos pacientes puede explicar las diferencias entre el uso de estas estrategias en las personas con daño y sin él. Ante esta implicación de la inhibición sobre la regulación emocional y una mejor adaptación social un grupo de investigadores proponen dos posibles explicaciones para este fenómeno. Una primera opción sería que dado que los pacientes con daño en el LF tienen dificultades para controlar sus impulsos, pueden adoptar todas las estrategias a la vez, independientemente de la situación. Es como si tuviesen todas las opciones y esquemas activos a la vez y su cerebro se decidiese por el más activo en ese momento. Una segundo opción tendría en cuenta la situación de trauma y duelo debido a su nueva condición de vida, los pacientes pueden ser confrontados con varias emociones, y podría verse obligado a aprender y aplicar diversas estrategias de regulación.


En cualquier caso, la inhibición, a priori una función ejecutiva de las llamadas parece tener una mayor importancia en los aspectos sociales y emocionales de las personas de la que se había pensado hasta el momento.

Bibliografía

Falquez, R., Dinu-Biringer, R., Stopsack, M., Arens, E. A., Wick, W., & Barnow, S. (2015). Examining cognitive emotion regulation in frontal lobe patients: The mediating role of response inhibition. NeuroRehabilitation37(1), 89-98.

viernes, 5 de mayo de 2017

INVESTIGACIÓN EN NEUROCIENCIAS

EMOCIONES, DIABETES Y MINDFULNESS

Esta investigación es llevada a cabo por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Internacional de la Rioja. A continuación se recogerán una serie de datos demográficos y después se le administraran cuatro cuestionarios autoinformados. Todos los datos recogidos son anónimos y pasaran a formar parte de una base de datos. Sólo se usaran con objetivos de investigación y nunca de manera individual.

IR AL TEST

Muchas gracias por colaborar

sábado, 15 de abril de 2017

¿CÓMO SE MANIFIESTA UN DÉFICIT DE AUTOESTIMA?

Siempre que se habla del concepto autoestima está bien diferenciarla del término auto-concepto. Aunque puedan parecer lo mismo, teóricamente auto-concepto hace referencia a la representación mental que la persona tiene de sí misma. Es la parte más objetiva. Sin embargo, el concepto de autoestima, hace referencia a la valoración (en positivo o en negativo) de ese concepto de nosotros mismo. Por ejemplo, dos personas pueden tener el concepto de que su nariz es chata (algo objetivo, se refiere al autoconcepto) pero, mientras que para una es algo adorable y le encanta su nariz, para el otro es algo horrible tener una nariz tan pequeña (esta valoración se refiere a la autoestima). 

Los modelos de la autoestima, generalmente hablan de un concepto multifactorial, es decir, la autoestima estaría configurada por la valoración que hacemos de nuestras capacidades en los diferentes contextos y escenarios en los que nos movemos y la valoración que nos hacemos en ellos. Estos factores podrían ser la valoración de nuestro aspecto físico, nuestro rendimiento en el trabajo o en clase, como creemos que nos relacionamos con los demás, nuestra personalidad, etc.

Todas estas áreas van configurando la autoestima de la persona y un déficit de autoestima, no tiene por qué darse en todos ellos, sino que uno puede considerar que no es una persona especialmente guapa, pero sí que es un gran profesional. En este caso se estaría hablando de un déficit de autoestima situacional. Sin embargo, cuando este déficit de autoestima se presenta en todas las áreas, se habla de un déficit global, y genera un malestar en la persona independientemente de la situación a la que se exponga. En estos casos se suele presentar además:
  • Un elevado nivel de autoexigencia y perfeccionismo
  • Una gran inseguridad a la hora de tomar decisiones por miedo a equivocarse
  • Un estado de tristeza y evitación social
  • Y sufrimiento emocional
Este déficit de autoestima afecta a su relación respecto a sí misma, a su relación con respecto a los demás y a su relación con respecto al mundo.

Con respecto a sí mismo

El deseo de perfeccionismo va unido a la rigidez mental y a la falta de espontaneidad.

Las dificultades a la hora de tomar decisiones en las que no pueden controlar todas las variables.
Se autoevalúan continuamente y se comparan con su “yo idean”, consideran como creen que los demás quieren que sea y se valoran con  autoinstrucciones como “me va a salir mal”, “todo el mundo está mirándome”.

Son extremadamente críticos consigo mismos.  Enjuician constantemente sus acciones, buscando que sus actos sean realizados de una manera sin imperfecciones, de lo contrario su comportamiento no vale nada.

Sienten un gran miedo a cometer errores y equivocarse. No pueden ni deben permitirse ningún fallo. De este modo suelen ser evitativos en aquellas situaciones en las que anticipan errores.

Y por supuesto, buscan la aprobación de los demás.

Con respecto a los demás

Esperan que las cosas salgan como quieren, de lo contrario se ofuscan y comienzan a criticar a los demás de la misma manera que lo harían con ellos.

Necesitan ganar y demostrar que son los mejores. No juegan con el objetivo de disfrutar, si no de demostrarse a sí mismos y al resto lo buenos que son, aunque no lo hacen de una forma confiada.

Cuando pierden, reaccionan de forma exagerada y esa experiencia suele entrar a forma parte de su historia de fracasos.

Les cuesta relacionarse con los demás, pues tienen miedo a hacer el ridículo o que alguien critique su comportamiento. Suelen tener dificultades a la hora de hablar en público, por la sensación de sentirse observados y juzgados.

Suelen interiorizar sus problemas y de pronto, cuando nadie lo espera y llevan acumulada gran carga de estrés, estallan. Reaccionan de forma agresiva para descargar la frustración que han acumulado.

Con respecto al mundo

En este caso tienen que ver más con los pensamientos irracionales con respecto al mundo y al futuro, especialmente:

  •         Focalización en lo negativo
  •         Descalificación de experiencia positivas
  •         Dicotomía
  •         Generalizaciones


El estilo atribucional de los sucesos suele ser externo y estable. Las personas con baja autoestima desean que todo esté bajo su control y, como van acumulando experiencias en las que esto no es posible, poseen un “locus de control externo”, considerando que las situaciones no son como deberían.

martes, 1 de noviembre de 2016

BINGE DRINKING O COMO AHOGAR TU CEREBRO EN ALCOHOL

El binge drinking es la nueva forma de abusar del alcohol entre los jóvenes. Es una modalidad de consumo en la que se alterna entre periodos de abstinencia, pongamos entre semana mientras voy a clase, y un consumo incontrolado de alcohol en muy poco tiempo, por ejemplo en el botellón de antes de ir a la disco, en dos horas me tomo ocho copas.

Este patrón de consumo de alcohol está asociado con una serie de daños cerebrales que se ve reflejado en un retraso de la respuesta neuronal, lo que refleja un descenso en la velocidad de procesamiento que puede ser debido a una función neuronal enlentecida y/o  una reducción entre la transmisión entre neuronas. Además también se da una menor fuerza en la respuesta sináptica, es decir, que se produce una reducción de la población neuronal y/o una reducción en la potencia de los disparos neuronales.

Esta forma de consumir alcohol afecta al funcionamiento cerebral en general y este mismo patrón de funcionamiento cognitivo reducido ha sido observado en personas que sufren de alcoholismo crónico. Es decir, en menos de dos horas, un día a la semana, un adolescente puede hacerse el mismo estropicio en el cerebro que una persona que lleva consumiendo alcohol durante varios años. El binge drinking y el alcoholismo crónico deben considerarse dos etapas de un mismo fenómeno que conducen a déficits paralelos. La diferencia entre ambos en simplemente cuantitativa, los déficits son más marcados en el alcoholismo crónico, pero no cualitativos, ya que afectan a las mismas funciones.

Los componentes cognitivos que se ven afectados por el binge drinking se extienden por el todo el procesamiento de la información desde que se recibe el estímulo hasta que se integra la información para decidir cómo dar la respuesta motora. De esta forma se han encontrado afectados:
  • Déficit en el procesamiento visual básico con una reducción en la potencia de disparo y en la velocidad de la activación neuronal. Esto se produce en los primeros momentos del procesamiento visual del estímulo (100 ms), lo que ya indica un déficit perceptual a nivel cerebral en la vía visual. Y no es de extrañar, ya que el cortex visual (lóbulo occipital) es una región que se caracteriza, durante la adolescencia, por una alta vulnerabilidad debido a la gran remodelización y plasticidad.
  • También se encuentra dañada el procesamiento perceptual de caras humanas, que procesas de una forma superficial. Parece que entre las personas que practican binge drinking, la velocidad de procesamiento de caras se mantiene, pero se hace una manera menos profunda.
  • Otra de las funciones que se ve afectadas es la atención. Esta función se ve claramente afectada a nivel electrofisiológico.
  • Por último, también se observan déficits en la memoria y las funciones cognitivas entre las que se encuentran la toma de decisiones, la capacidad de inhibición y la flexibilidad. El binge drinking conduce a un enlentecimiento y reducción del funcionamiento ejecutivo, y estas alteraciones podrían ser responsables de la incapacidad para controlar el consumo de alcohol, lo que podría llevar a la dependencia del alcohol.

Esta nueva moda de consumo de alcohol ha demostrado tener consecuencias dañinas para el cerebro, en gran parte debido por las grandes cantidades de alcohol ingeridas en tan poco tiempo llevadas a cabo, además, entre una población tan sensible como son los adolescentes, tanto por la sensibilidad de su cerebro que se encuentra en un periodo crítico de cambios, como por la gran influencia que tienen los amigos en las decisiones que se toman.

BIBLIOGRAFÍA

Maurage, P., Joassin, F., Speth, A., Modave, J., Philippot, P., & Campanella, S. (2012). Cerebral effects of binge drinking: respective influences of global alcohol intake and consumption pattern. Clinical Neurophysiology123(5), 892-901.